0 productos en la cesta 0,00 € ::Cesta de la compra::

Historia Mariquita Pérez


Historia Mariquita Pérez

Acababa la Guerra Civil y nacía Mariquita Pérez una muñeca coqueta, que gestada por Leonor Coello y encargada al artesano de muñecas Nacy de Onil Bernabe Molína salía al mercado distinta a todas las fabricadas hasta entonces en España, Vestida siempre de punta en blanco, con biografía, padres, hermano y todo lo que le pudiese hacer falta, Mariquita Pérez se convertía en el sueño de las niñas, sueño que por desgracia no se podían permitir la inmensa mayoria de las familias españolas. Y es que su precio rondaba las 100 pesetas, cuando un salario medio no alcanzaba las 10 pesetas diarias y la Pepona, muñecas de la epoca, no costaba mas que 5 pesetas. Mariquita Pérez, "la muñeca que se viste de verdad" fue un fenomeno social que alcanzo a todos los estamentos sociales. Al alcance de muy poca gente, sin embargo llego parcialmente a todos, aunque solo fuese en forma de canciones, programas de radio o simplemente como espectaculo visual, pues incluso sus escaparates eran autenticas revistas de moda que causaban expectación con cada  cambio. Los famosos no fueron inmunes a su encanto y desde Eva Perón a las nietas de Franco, pasando por la princesa Grace Kelly, Gina Lollobrigida, Marisol y la mayoría de personajes de algún relieve se dejaron cautivar por la muñeca. Mariquita creo escuela, y muy pronto se vio acompañada por otras muñecas que no desmerecian en nada, Gisela, Cayetana, Mari Ló... y algunas más, se sumaron al circulo de "muñecas bien", que podian esquiar en Suiza, bañarse en la Costa Azul o tomarse un aperitivo en cualquier Club de campo, sin desentonar lo más mínimo pues para ello iban equipadas hasta el menor detalle. La llegada de nuevos materiales, formas de producción y el desembarco de las multinacionales, abocó a Mariquita a su retirada de la vida social, tomando su relevo Nancy en cuanto fabricación nacional y Barbie como foranea. Hoy Mariquita vuelve, y lo hace con sus mejores galas remozadas, su sonrisa de siempre y todo el cariño de sus nuevos progenitores.